Menú

Autocuidado, salud y bienestar

Conoce las etapas en las relaciones de pareja

Las relaciones de parejas pasan por muchas etapas a lo largo de la vida. No es lo mismo una relación cuando estamos en la adolescencia, que cuando estamos en los 30 o cuando ya llegamos a una edad mucho más adulta.

Sin embargo, así hayan etapas en las relaciones de pareja, los seres humanos somos seres sexuales y es normal que siempre queramos disfrutar de este aspecto de nuestra vida.

Cambios en la sexualidad de los adultos

La menopausia es un proceso natural que atraviesan las mujeres cuando los ovarios dejan de producir estrógenos y cuando disminuye, a su vez, la producción de progesterona, que es una de las hormonas reproductivas más importantes.

Con la ausencia de esas hormonas en el torrente sanguíneo, se deja de tener el ciclo menstrual y ya no puede producirse, evidentemente, un embarazo.

Lo más frecuente es que este proceso se viva entre los 48 y los 52 años, pero no todas las mujeres son iguales y esto no siempre depende única y exclusivamente de la edad biológica.

Por otro lado, los hombres no viven un proceso tan notorio como las mujeres, pero sí tienen cambios en sus hormonas con la edad. A este conjunto de transformaciones se les llama la andropausia, que es el proceso en el que las algunas capacidades sexuales y orgánicas disminuyen. Esto sucede principalmente porque baja la producción de testosterona, que es la hormona conocida como la de los hombres.

Algunos especialistas no están de acuerdo con el término andropausia y prefieren llamar a este proceso “Declive androgénico del adulto maduro”.

Cambios en la zona íntima del adulto mayor

Los cuerpos reflejan los cambios hormonales, especialmente en la apariencia y en el funcionamiento de las zonas íntimas. 

Veamos cómo:

Cambios en la mujer

A pesar de que ya sabemos que la capacidad de sentir placer y alcanzar el orgasmo se mantiene con los años en las mujeres, sí hay cambios físicos en la zona íntima que afecta directa e indirectamente las relaciones sexuales.

La vagina en las mujeres más jóvenes es un conducto que se distiende fácilmente, pero a medida que avanza la vida, se va volviendo menos extensible.

Además, las paredes vaginales pueden volverse más delgadas y rígidas, por la falta de estrógenos. Con eso, la lubricación natural puede disminuir, no solo en cantidad sino en tiempo.

Cambios en el hombre

En los hombres, los cambios hormonales son más lentos, pero puede que sus repercusiones físicas sean más evidentes que en las mujeres.

El principal problema que afecta a los hombres es que su sistema vascular ya no funciona igual y llega menos sangre a donde debería llegar. Además, este problema se puede ver acrecentado por ciertos medicamentos que son muy comunes en adultos mayores.

Otro cambio relevante es la rigidez del pene y la fuerza de la eyaculación. Estas dos cosas no dejan de funcionar y es absolutamente normal que cambie el cuerpo con la edad, pero muchas veces los hombres se comparan con su pasado y sienten que no rinden como deberían.

Sin embargo, siempre hay que recordar que el cuerpo es perfecto y que es normal que cambie a medida que pasan los años.

¿Los cambios en la sexualidad pueden afectar la relación en pareja?

Con todas estas cosas que le pasan a los cuerpos y a las mentalidades, es normal que haya una tranformación del deseo y de las relaciones sexuales con el paso de los años.

No podemos pretender que todo se siga desarrollando de la misma manera que cuando teníamos 20 años, porque nuestros cuerpos ya no funcionan igual y porque estamos pensando y entendiendo el mundo de manera distinta.

En el caso de los hombres, es común que necesiten un estímulo directo para prepararse para el acto sexual, al contrario de lo que ocurría en la adolescencia y en la juventud cuando una sola insinuación bastaba para que estuvieran listos.

Y, para las mujeres, es importante saber que con la menopausia deja de existir la posibilidad de un embarazo y puede aumentar el deseo sexual, porque para ellas la edad no modifica la capacidad de sentir placer y llegar al orgasmo.

¿Cómo vivir una sexualidad plena?

Te dejamos aquí unos consejos para que disfrutes plenamente de esta nueva etapa en las relaciones de pareja:

  1. Cuidar la salud: no consiste solamente en estar atento a tus genitales y a los de tu pareja, sino que el estado de salud en general puede afectar el rendimiento sexual. Una persona activa y con un buen estado físico puede disfrutar mucho más de las relaciones sexuales que mantenga con su pareja.

  2. Primero conócete tú mismo: la única persona que sabe cómo se siente lo que le hacen a tu cuerpo eres tú mismo. Entre más te conozcas y sepas lo que disfrutas y lo que no, más podrás explicarle a tu pareja para que ambos disfruten al máximo.

  3. Déjate llevar: la sexualidad no se disfruta solamente con el cuerpo. En realidad, el órgano sexual más importante del cuerpo es el cerebro, es decir, solo se encuentra placer físico cuando emocionalmente estamos dispuestos a dar y a recibir. 

  4. Entiende que el sexo es más que coito: los cuerpos no funcionan igual toda la vida, por lo que es muy importante saber que el sexo no tiene por qué reducirse a la penetración. Hay muchas prácticas que pueden suplir las necesidades sexuales de maneras más gratificantes que el mismo coito. ¡Atrévete a explorar! 

  5. Comunícate: la sexualidad se vive en pareja y para eso hay que hablar. Es fundamental que ambos sepan lo que el otro está pensando y sintiendo.

Ahora que ya conoces todos estos posibles cambios en la sexualidad ¡No tienes porqué preocuparte! Disfruta tu vida con normalidad agregando estos simples tips de cuidado, y recuerda que en TENA siempre te acompañaremos durante esta etapa.

Dirigido a:

HOMBRES

MUJERES

Comentarios